Dejar ir las cargas del pasado

dejar irDejar ir es como el cese repentino de una presión interna o la caída de un peso. Se acompaña de una repentina sensación de alivio y ligereza y el incremento de la felicidad y la libertad.

Dejar de forzar una situación para que se dé como nosotros deseamos que se dé, aunque no haya los elementos adecuados para que así suceda.

Dejar de luchar para mantener una situación que no tiene suficiente sustento para ello.

Nos guste o no, lo aceptemos o lo rechacemos, nada es permanente en la vida, todo cambia y ante este hecho tenemos dos opciones:

-Podemos fluir con los cambios o

– Podemos quedar atrapados en relaciones, sentimientos y momentos dolorosos, que nos impide seguir avanzando y disfrutar de la vida.

A medida que nos familiaricemos con el dejar ir nos daremos cuenta de que todos los sentimientos negativos están asociados a nuestro miedo básico relacionado con la supervivencia que la mente cree necesarios.

Cuando somos libres, dejamos los apegos. Podemos disfrutar de una cosa, pero no la necesitamos para nuestra felicidad. Hay una progresiva disminución de la dependencia de todo y todos fuera de nosotros mismos. Cuando se produce la entrega, hay una ligereza inmediata, y mayor sensación de felicidad.

Cuando dejo ir lo que soy,

me convierto en lo que podría ser.

Cuando dejo ir lo que tengo,

recibo lo que necesito”

– Lao Tse –

El contenido de este post es parte del material del encuentro número 8 (Dejar ir) de los talleres “Vibrando Alto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*