Mandala de Primavera

El pasado 13 de mayo, con el equipo de Trans-formARTE realizamos una jornada de puertas abiertas para dar bienvenida a la primavera y compartir un poco de lo que hacemos en nuestra sala. Yo esta vez fui con los Mandalas (para el de invierno llevé el Laberinto) y pudimos disfrutar de la construcción de un Mandala grupal ¡¡qué energía que despertamos!!! fue hermoso!

Mandala Primavera 3

Les quería contar un poco sobre los simbolismos que están detrás de la experiencia realizada…. la Primavera es una estación, parte de un ciclo de 4 estaciones. Puede que la primavera sea el que más nos gusta pero no existiría si no hubiese habido invierno, otoño y verano… es parte de un ciclo.

El círculo del Mandala simboliza muy especialmente los ciclos vitales de la naturaleza. El ciclo vital de una planta comienza por una semilla enterrada que luego se irá abriendo y desplegando. Nuestro cuerpo se asemeja mucho a una planta, ya que partimos de ser sólo una célula, que también es un Mandala, con su núcleo y su membrana, nos convertimos en fetos, también como semillas recogidos sobre nosotros mismos, y luego nacemos, maduramos y llegamos a la vejez continuando el ciclo vital…

El círculo del Mandala refleja nuestro ciclo vital y los ciclos vitales del mundo natural. Nacemos en el centro. Nuestras vidas irradian hacia el exterior y después, cuando morimos, regresamos al centro y al origen.

James Hillman, psicólogo jungiano, plantea la teoría de la bellota del alma. Dice que cada bellota de roble, cada semilla, guarda en ella el árbol completo. Aún sin ayuda (agua, buena tierra, cuidados), la semilla contenida en la bellota tenderá a desarrollarse. Hará lo que pueda y como pueda. Cada vida guarda, como una bellota, una imagen profunda, inconsciente e intransferible. El alma espera que desarrollemos esa imagen profunda, nuestro ser verdadero.

Por otra parte, la forma del Mandala representa, más que cualquier otra cosa, el carácter cíclico del tiempo. La primavera es una estación, algo que pasa. Y se asocia con el renacimiento, simboliza el resurgir, la vuelta a la vida que ha estado latente, oculta, luego del frío y la oscuridad del invierno. Simboliza la fuerza de la vida y nos invita a que nuestra existencia también florezca y fructifique. La naturaleza nos habla de nuevos comienzos, renovación y limpieza de viejas energías para abrir camino a nuevas ideas. Emergemos de la quietud del invierno, listos para una nueva vida, crecimiento y aprendizaje.

Es tiempo de manifestación y expresión creativa!

Mandala Primavera 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*